Sectores

UGT lamenta la supresión de la EVAP al suponer un paso atrás en la modernización de las administraciones públicas

Recuerda que activar la Escuela Valenciana de Administración Pública, que tienen comunidades como Andalucía o País Vasco, no habría supuesto incremento presupuestario ni duplicidades

La Federación de Serveis Públics de la UGT considera que la eliminación de la Escuela Valenciana de Administración Pública anunciada ayer por el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, supone un error y un paso hacia atrás en el camino hacia la modernización de las administraciones públicas valencianas. “Su supresión nos pone en el vagón de cola en este camino”, ha señalado la secretaria general de UGT Serveis Públics PV, Mayte Montaner. Otras comunidades autónomas, con gobiernos de signo distinto, como Andalucía, Cataluña o País Vasco, poseen organismos similares, herramientas que se han demostrado muy exitosas para adaptar las administraciones a las necesidades de la sociedad actual.

“Su supresión nos pone en el vagón de cola en este camino”, ha señalado la secretaria general de UGT Serveis Públics PV, Mayte Montaner.

Además, la eliminación de la EVAP dinamita la nueva ley de Función Pública que la dotaba de competencias claves para la gestión de los recursos humanos. El sindicato precisa que la activación de la EVAP no hubiera supuesto en modo alguno incremento presupuestario ni duplicidades ya que iba a estar integrada por personal funcionario. En concreto, personal procedente del actual Instituto Valenciano de Administración Pública (IVAP) y del servicio de selección, entre otros. Es más, la EVAP, lejos de ser una rémora,  supone un salto cualitativo en la modernización y profesionalización de la función pública valenciana, además de dar transparencia e independencia a los procesos selectivos del personal, tribunales, etc.

Más vigilancia, menos arbitrariedad

La EVAP, una antigua reivindicación de UGT Serveis Públics, se diseñó para que fuera un consejo rector y no una dirección general (más sensible a los criterios políticos) el que se encargara de la toma de decisiones en materia de personal. Ello implicaba una fiscalización y una vigilancia para evitar arbitrariedades. Entre las competencias de la EVAP figura la formación (básica para la transformación de la Administración), la selección (que incluso podría abarcar a las administraciones locales y al sector público instrumental) y la investigación en materia de administración y gestión pública. Afecta también a cuestiones tan relevantes como la carrera profesional, la evaluación del desempeño, las bolsas de trabajo temporal, la promoción y la provisión de puestos.

Este nuevo organismo asumía estas competencias de forma coordinada que, con el anuncio de su supresión, quedarán en un limbo. En este sentido, UGT pide al presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, que reconsidere su decisión y que, en caso contrario, garantice que las competencias sean asumidas por la Dirección General de Función Pública, de tal manera que no se pierda la oportunidad de avanzar en la modernización de las administraciones.

Por otro lado, UGT Serveis Públics PV lamenta que el anuncio del presidente de la Generalitat suponga dejar sin efecto un acuerdo consensuado con los agentes sociales y acordado en la Mesa General de Negociación. La EVAP es uno de los pilares sobre los que se sustenta la nueva Ley de Función Pública Valenciana.

Lo más leído